30 de noviembre de 2016

 Entrevista a José Antonio Rodríguez Maniega, Director General de Cerner para el suroeste de Europa y Latinoamérica, en El Mundo.

 

“Nuestra obsesión es conseguir un mundo sin errores asistenciales”

 

Las tecnologías de la información pueden hacer mucho para mejorar la gestión de los hospitales y de los sistemas de salud públicos y privados. Además de facilitar el acceso a las historias clínicas, Cerner aporta a sus soluciones tecnológicas un valor añadido para eliminar los errores asistenciales y ayudar en la toma de decisiones.

 

¿Cuál es el origen de Cerner?

Cerner es una compañía que sólo se dedica al software sanitario. Nació hace algo más de treinta años con un software de laboratorio, enseguida se extendió al resto del hospital y actualmente cubre también la gestión de la salud poblacional y tiene vocación de responder a todas las necesidades y los retos que tiene la sanidad en el futuro. Somos el líder mundial en este negocio y también en España. De hecho, hace menos de dos años adquirimos el negocio de informática sanitaria a Siemens, y ahora uno de cada tres españoles, si va a un hospital, es atendido con un sistema Cerner. Estamos en los sistemas públicos de salud de Asturias, La Rioja, Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia, Cataluña, Extremadura y Canarias, además de un hospital de Baleares y otro de Valencia. Nuestros clientes aquí son sobre todo hospitales públicos.

 

¿Qué aportan sus soluciones a los hospitales?

La principal solución que tenemos es la historia clínica electrónica Cerner Millennium, que es el registro completo desde las citas hasta la prescripción del médico o cómo anota una intervención en el quirófano... Hay otras compañías que hacen este tipo de desarrollo. Lo que hace diferente a Cerner es la obsesión por crear valor. Por ejemplo, nuestro sistema no sólo recoge la información del laboratorio al que se pide un análisis de sangre, sino que para determinado tipo de patologías, como la sepsis o infección hospitalaria, que es una de las mayores causas de mortalidad en los hospitales, cuando esa analítica da una serie de valores y en la historia del paciente hay otra serie de valores que la evidencia científica demuestra que su caso puede acabar en una sepsis, el sistema lo detecta y avisa al médico con una alerta. Eso salva vidas, y no es nada sencillo.

 

Entonces ¿se puede mejorar la gestión de la salud con tecnología?

Las tecnologías de la información han venido a mejorar y transformar cualquier negocio, y los retos de la sanidad futura no se pueden resolver sin su ayuda. Nuestra obsesión es conseguir un mundo sin errores asistenciales, y no me refiero al error de una persona, sino de un sistema en el que un paciente al que han detectado una alergia en un centro, va a otro donde la información no es compartida y alguien le puede tratar de una forma errónea por carecer de ese dato. Toda la información debería estar disponible para que quien tiene que tomar una decisión pueda hacerlo de la mejor manera posible, y si de paso se la puedes sugerir basándote en evidencia científica y en criterios que el mismo hospital ha aprobado, menos errores ocurrirán.

 

¿Pueden ser los datos accesibles con 17 sistemas sanitarios y varios competidores en el sector?

Todos los que trabajamos en esto estamos obligados a fomentar la interoperabilidad de los sistemas, de tal manera que si un paciente vive en Madrid y veranea en Valencia, el médico pueda acceder a su información. Nuestros productos ya son compatibles porque hay una serie de estándares con los que cumplimos plenamente. De hecho, en Estados Unidos, donde está nuestra casa matriz, Cerner creó, junto con otras compañías competidoras, lo que llaman CommonWell Health Alliance, con el que sus clientes pueden compartir datos si lo desean.

 

Para más información, lea la entrevista completa publicada en el Especial RED I+D+i de El Mundo, el día 3 de noviembre.