Skip to main content
Skip to main navigation
Skip to footer

Legacy Health

Legacy Health implementó dos soluciones de seguimiento para monitorizar las muestras desde su recolección hasta su archivo. Tras el primer año en funcionamiento, los errores de etiquetado se redujeron un 85 por ciento.

En el ámbito de la anatomía patológica, no hay nada peor que perder una muestra de un paciente. A menudo, las muestras son irrecuperables y si se les asigna una etiqueta o ubicación equivocada, el diagnóstico del paciente podría retrasarse o incluso ser totalmente erróneo.

“Algunas de estas muestras son tan solo pequeños trozos de tejido en un frasco, por lo que no es posible distinguir unas de otras", afirma el Dr. Juan Millán, vicepresidente clínico del Departamento de diagnósticos de Legacy Health. “Nadie quiere que sus tejidos se confundan con los de otro paciente, sobre todo si se trata de una enfermedad grave o de un tumor”.

El Dr. Millán y su equipo seleccionaron dos soluciones de Cerner que controlan las muestras desde su recogida hasta el almacenamiento. Gracias a esta nueva tecnología, la organización aumenta la eficiencia y reduce el número de errores. Un año después de la implantación de estas soluciones, los errores de etiquetado se redujeron hasta un 85 por ciento.

Codificación avanzada por códigos de barras y seguimiento (AB&T)

Los laboratorios de Legacy Health, ubicados en Portland (Oregón, EE. UU.), cuentan con servicios distribuidos en 19 puntos de la zona del Noroeste del Pacífico y decenas de mensajeros que recorren más de un millón y medio de kilómetros al año. Con más de 5 millones de pruebas realizadas anualmente, el Dr. Millán afirma que existe un riesgo inherente de que se cometan errores de etiquetado. En 2014, el laboratorio introdujo la solución de codificación avanzada por códigos de barras y seguimiento (AB&T, por sus siglas en inglés) de Cerner. “AB&T realiza el seguimiento de las muestras a través de las distintas etapas del proceso de anatomía patológica”, comenta Kevin Verdon, analista técnico de aplicaciones sénior de Legacy Health. “Ahora podemos saber con exactitud dónde se encuentra una muestra, desde que se recibe en el laboratorio hasta que el anatomopatólogo la procesa y, por último, la archiva”.

Antes de implementar AB&T, los técnicos debían escribir las etiquetas a mano, algo que requería tiempo y aumentaba el riesgo de errores. Con AB&T, se imprimen las etiquetas, lo que reduce el tiempo de respuesta del laboratorio y, por lo tanto, mejora la experiencia del paciente. “Cuando un paciente está a la espera del resultado de una prueba de anatomía patológica, se enfrenta a una creciente sensación de incertidumbre y desasosiego dado que el diagnóstico podría afectar a su vida en gran medida”, afirma Verdon. “Al reducir este periodo de incertidumbre, podemos brindarle al paciente un mayor alivio y tranquilidad”.

La etiqueta impresa contiene un código de barras que se escanea en cada paso del proceso del laboratorio. “Para buscar una muestra, basta simplemente consultar el programa informático y comprobar el último lugar donde se escaneó su etiqueta”, apunta Dani Sensenig, supervisor del área de anatomía patológica de los Servicios de laboratorio de Legacy Health. “De igual forma, es posible realizar el seguimiento del volumen de trabajo y la productividad de manera sencilla, así como identificar cualquier oportunidad de mejora en el flujo de trabajo”.

Funcionalidad de identificación por radiofrecuencia (RFID)

Tras el rotundo éxito de AB&T, Legacy adquirió la funcionalidad de Cerner de identificación por radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés) para ampliar las capacidades de seguimiento e incluir la propia toma de muestras.

“Con RFID, las etiquetas incorporan un pequeño chip y el personal médico las adhiere al contenedor de muestras en el momento de tomarlas”, comenta Brian Desimone, analista de sistemas sénior de Legacy Health. “La solución permite realizar el seguimiento de muestras desde el departamento, a su paso por los pasillos y hasta el laboratorio, lo que reduce considerablemente la probabilidad de que dicha muestra se pierda o se le asigne una ubicación incorrecta mientras se encuentra en tránsito”.

Legacy llevó a cabo un proyecto piloto con RFID en su departamento de endoscopias cuyos resultados fueron tan positivos, que ahora su objetivo se centra en ampliar el uso de la solución a otras áreas de servicio del hospital.

“Otros departamentos del hospital ya nos han pedido encarecidamente que implementemos la tecnología RFID en sus áreas de trabajo”, afirma Sensenig. “Saben que las ventajas son inmediatas y, además, para nosotros es un orgullo colaborar con otros departamentos de cara a atender mejor a los pacientes”.